12. junio 2019

ARLINGTON: MOMENTOS PENSATIVOS

Rest in Peace!

El 9 de junio, fue un domingo lluvioso y gris, llegamos a Arlington, Washington. Después de una larga búsqueda encontramos un estacionamiento. Desde allí, se vieron tanto el Capitol como el Obelisco de Washington. Pero estas no fueron nuestras metas esta vez. (Y ciertamente no es la Casa Blanca ya que Donald hizo su maldad allí.)

Nuestro destino era un lugar que evitamos principalmente: un cementerio. Pero este era algo especial. Esta vez queríamos visitar Arlington, el Cementerio Nacional de los Estados Unidos. Aquí están todos los enterrados que han servido al país desde la guerra civil de 1861-1865. Por ejemplo, el presidente John F. Kennedy y su esposa Jacqueline. No muy lejos está su hermano Robert, que también recibió un disparo.

Ser enterrado en Arlington significa ser parte de la historia de este país. Por Ejemplo, la tripulación del transbordador espacial Challenger, que explotó en 1986 poco después del inicio, está enterrada aquí. O las víctimas del 9/11, corresponsales de guerra y el soldado desconocido. Y, por supuesto, oficiales militares de alto rango como el general Westmoreland, el infortunado comandante en jefe de la guerra de Vietnam, y su entonces secretario de Defensa, Robert McNamara. Lógicamente, las lápidas de los generales y los comandantes superiores, son más grandes que las de los soldados.

Sin embargo, son las tumbas de los soldados las que más nos impresionaron. La imagen de las innumerables lápidas blancas, que están alineadas en orden militar, será recordada para siempre. Más de 400,000 miembros del servicio, veteranos y sus familias han encontrado su lugar de descanso final aquí. ¡Al menos eso esperamos!

PS. También esperamos que Donald encuentre su lugar de descanso final en otro lugar. Por ejemplo, en el sótano de su torre Trump.