19. febrero 2018

Cabo Vírgenes: comienzo de la “Cuarenta” y hogar de los pingüinos

Thousends and thousends of them!

A 130 kilómetros de Río Gallegos, en Cabo Vírgenes se encuentra la segunda colonia de pingüinos más grande de Argentina. Hay, además de un faro, innumerables pingüinos y una señal para ver, que señala el comienzo de la famosa Cuarenta. Aquí comienza el camino de 5’080 kilómetros de largo que termina en La Quiaca, en la frontera con Bolivia. El 17.2.2018 nos dirigimos al Cabo. Esta parte de Cuarenta fue lo peor que manejamos. Nos tomó 3 horas llegar a nuestro destino, ¡pero el esfuerzo valió la pena!

Después de la temporada de cría (cada par tiene un máximo de dos) hay hasta 300,000 (!) Pingüinos de Magallanes dando vueltas por aquí. En septiembre, los machos pingüinos llegan primero. En octubre, las mujeres estarán aquí también. Juntos construyen un nido, que se usa año tras año. En noviembre, los niños vienen al mundo, en su mayoría solo uno sobrevive, el otro es víctima de skúas, zorros o gaviotas. Estos se benefician cuando los pingüinos dejan a sus desatendidos. O roban el huevo antes de que nazca. En noviembre y diciembre, los pinchones son alimentados incesantemente. En febrero pierden su pelusa. En marzo, los pingüinos adultos han renovado su plumaje, que dura 20 días, durante los cuales no pueden alimentar a sus cachorros. En abril, toda la colonia emprende un viaje a Brasil para regresar aquí en septiembre.

Pingüinos que tuvimos suficiente para ver ese día, a pesar de que muchos seguían pescando. Los pinchones se pararon en grupos y tomaron el sol. La pelusa giró en el aire. De vez en cuando, también vimos un pingüino muerto que fue víctima de un zorro. Pingüinos y pingüinos: por supuesto, hicimos un desvío al tablero, que muestra el comienzo de la Ruta 40. Luego fuimos -para una experiencia más rica- en el arduo camino de regreso a Río Gallegos.

¿Quisiera ver más? Echa un vistazo a nuestro Video.