16. marzo 2019

UN DIA CON JAMES EDWARDS (1907 – 1984)

Las Pozas - Surrealistic Garden of Edward James

Hay muchos ingleses caprichosos. Uno muy especial fue Edward Frank Willis James. Nacido en 1907 en el seno de una familia aristócrata inglesa – su padrino fue Jorge VIII – y pasó por un joven despreocupado pero aburrido. En 1920 asistió al prestigioso Colegio Eton y más tarde a la Academia de Arte de la Universidad de Oxford. Durante este tiempo conoció a Salvador Dali, Max Ernst y René Magritte. Se convirtió en patrón de Dalí y, a lo largo de los años, en el propietario de la mayor colección privada de arte surrealista.

Cuando su madre, Evelyne Forbes, murió en 1929, ella lo dejó con una fortuna que lo convirtió en uno de los hombres más ricos de su tiempo. Vivió una vida de playboy, viajó y tuvo un círculo de amigos ilustres para los artistas y escritores de renombre que también pertenecían a Coco Chanel. Su matrimonio con una bailarina de ballet de Viena duró no más que cinco años.

En 1935 escribió una novela y financió el número de la revista de arte Minotauro, cuyas páginas de título fueron parcialmente ilustradas por Picasso. En 1940 visitó un Ashram en Nuevo México (EE. UU.) Y comenzó a meditar. En 1945, su vida aventurera lo llevó a México, a Xilitia en el estado de Potosí. Allí compró dos años después, Las Pozos, un enorme pedazo de tierra en la selva con ríos y cascadas.

En 1947 conoció a Plutarco Gastélum, un arquitecto, y José Augilar, en Xilitia, un talentoso carpintero y fabricante de moldes. Con ellos y hasta un centenar de trabajadores, se crearon palacios, columnas, orquídeas y puentes en la jungla durante los próximos diecisiete años. Este sueño surrealista de cemento es el testimonio de James Edwards, uno de los grandes excéntricos del siglo XX, que murió en 1984 en San Remo.

Visitamos su legado el 14 de marzo de 2019. Fue un día brillante; Y tuvimos una experiencia inolvidable. ¡Gracias, James!