19. marzo 2018

A lo largo del Rio Baker

Rio Baker Confluencia

En nuestro camino desde Cochrane a Coyhaique, que está 330 kilómetros más al norte, manejamos a lo largo del Río Baker. Un río que complace no solo a los peces (trucha y salmón) y a los pescadores sino también a nosotros. Es uno de los ríos más hermosos que hemos visto en nuestra vida. Y él fluye a través de un paisaje tan espectacular como él.

El Río Baker tiene solo 170 kilómetros de largo, pero es el que tiene el mayor suministro de agua en Chile. Se eleva en el lago Bertrand, que es tan hermoso como el río del que es padre. El lago Bertrand, por otro lado, pasa por un estrecho desagüe del lago Buenos Aires, que en el lado chileno lleva el nombre del antiguo general Carrera. El río corre al sureste del campo de hielo patagónico del norte y desemboca en una bahía del Pacífico cerca del asentamiento de Caleta Tortel.

ENDESA, la compañía español de electricidad, planea construir una planta hidroeléctrica de 2.400 MW. El proyecto se encuentra en la fase de planificación, pero ya hay protestas de grupos ambientalistas. (El difunto emprendedor ecologista y activista medioambiental Donald Tompkins, fundador de las marcas Esprit y North Face, fue uno de los que respondió temprano).

Como siempre con tales proyectos, que requieren intervenciones masivas en la naturaleza, también hay dos lados aquí. Uno piensa en las oportunidades que ofrece la mayor generación de energía para la región suspendida de Santiago. El otro ve sobre todo el daño que es causado. Algo que también podría tener un impacto negativo en el turismo, del cual esta región vive por encima de todo.