8. febrero 2020

UN DESVIO A SAN FRANCISQUITO

Art of our Ancestors!

Habíamos considerado durante mucho tiempo si debíamos ir a San Francisquito, en la costa. También porque tienes que conducir ochenta kilómetros para ir y vuelta. ¡Vale la pena después de que ya hicimos el viaje a Bahía Los Ángeles! Esa fue una cosa.

La otra era que la bahía, según Lonely Planet, edición de 2005, debería ser una de las más bellas de la Baja. Brigitta consultó al iOverlander, una app muy importante para viajeros. Las declaraciones de otros viajeros fueron mixtas. El factor decisivo fue Enrique en Guerrera Negra. Dijo que también había pinturas rupestres en el camino por la costa.

El 4 de febrero de 2020 en la mañana salimos de Guerrero Negro. Los primeros cincuenta kilómetros fueron bastante monótonos. Pero entonces el paisaje cambió; se volvió más verde. Una vez más vimos cactus que tenían quince metros de altura. Impresionantes árboles Boojum también se elevaron hacia el cielo azul. ¡Y el suelo estaba lleno de un mar de flores amarillas! ¡Hermosa!

Una hora más tarde una estrecha pendiente se bifurca a la derecha. La seguimos, estacionamos al pie de la colina y subimos durante veinte minutos. ¡Entonces nos paramos frente a una cueva y nos maravillamos! Hace 10.000 años, nuestros antepasados ​​adjuntaron petroglifos aquí que todavía están bien conservados hoy. Sin embargo, lo más sorprendente fue que no se veía ninguna barrera. Parece que no hay filisteos entre los pocos turistas que vienen aquí. ¡Muy bien!

PS: La bahía de San Francisquito fue una grande basurera. ¡Solo aléjate de aquí! Regresamos y nos detuvimos en el hospitalario Rancho Piedra Blanca.