3. febrero 2020

EXCURSIÓN A LA LAGUNA

A lazy Day!

El 2 de febrero de 2020, era un domingo soleado, nos dirigimos a la laguna Ojo de Liebre. No desayunamos porque la noche anterior tuvimos un pescado maravilloso en el restaurante del Hotel Malarrimo. Como entrante había un Cóctel de camarones.

Diez kilómetros fuera de la ciudad giramos hacia la laguna, a la que llegamos treinta kilómetros después por un camino natural. Vimos el restaurante y las palapas desde lejos. Y también una barrera. Pero estaba abierto. Era domingo y entrada gratuita para locales y turistas. Buscamos una palapa libre, era la número 13. (¡Probablemente porque este número también se considera un número desafortunado en México!) Pusimos nuestras sillas de campamento al sol, aplicamos Sherpa Tensing (crema bronceadora) y leímos las próximas horas. ¡La vida es chula! Con los binoculares observamos a las ballenas, cuyas respiraciones se escucharon cuando salen a la superficie.

Lo más destacado llegó por la noche cuando Brigitta sirvió patatas con queso. No cualquier queso, por supuesto, sino el queso suizo de la montaña. Bebimos una cerveza Corona ya fría. Para el postre había una Ragusa (Chocolate suiza), acompañada de un expreso y un whisky.

PS: Esta mañana regresamos a Guerrero Negro. Aquí teníamos el soporte de escape soldado. Brigitta lo había sujetado temporalmente con alambre unos días antes. (Cuando dije a José; el soldador que Brigitta hizo esto, quedó profundamente impresionado. ¡Yo también!)