11. junio 2020

LA VIDA DE UN PERRO: POBRECITO

My Name is Pobrecito!

Él no es joven. Él no es hermoso Él es un perrito; ¡una mezcla de calles! Pero tiene suerte de que Roberto le ofrezca asilo. Como ha estado aquí, apenas se ha alejado de su lado. Si Roberto se pone a revisar el sistema de rociadores, lo sigue a cada paso. Si Roberto se detiene, Pobrecito se detiene y lo mira fielmente con sus ojos marrones.

Si Roberto se va con su viejo Ford F150, el perro corre detrás de él en el polvo, siempre que pueda. Luego regresa con las orejas colgando, se queda en la puerta y se queja de que solo tienes piedad de él. Más tarde él viene a nosotros y yace a la sombra de nuestro carro. No para el deleite de los dos gatos, que tienen que buscar otro lugar.

Hace unos días, Roberto dio clases de natación a Pobrecito, al ¡estilo mexicano! Arrojó al perro a la gran piscina. Allí nadó unas vueltas hasta que, con su última fuerza, encontró la salida y las escaleras. Roberto dijo que el perro debería salvarse. Si no hiciera eso, ¡no valdría la pena salvarlo!

PS: Le pregunté a Roberto por qué está haciendo esto. Su respuesta: «Es un perro del rancho y no una mascota como los perros en Guadalajara! ¡No tengo tiempo para cuidarlo cuando cruze el rio con él!»